Share |
 
INICIO - CONTACTO - PSICOIDEAS - [RECURSOS] - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS


La construcción de la identidad personal: un proceso en evolución

Algunos filósofos griegos sostenían que los seres humanos venimos al mundo como una “tabula rasa”. No  había nada previo en nuestras mentes y espíritus y todo lo que en el futuro pudiera llegar a habitarlos, iba incorporándose poco a poco en nuestro paso por la vida. La psicología, en cierta manera, ha venido a comprobar que tal vez estos filósofos no andaban por mal camino con estas ideas. Al menos en los aspectos de identidad y autoestima, las personas realmente venimos con toda la gama de posibilidades de desarrollarnos en muchas direcciones. Un poco como una ‘tabula rasa”.

A partir de nuestras experiencias de vida, el contacto con los demás, la retroalimentación que recibimos de lo que hacemos con y por los otros, vamos aprendiendo   a  pensar y sentir de cierta manera acerca de nosotros mismos.

¿Quiénes somos? Una pregunta que durante siglos la filosofía y, posteriormente, la psicología ha tratado de contestar de muchas maneras. Ahora sabemos que las experiencias de vida y, mas que nada, nuestros recuerdos de estas experiencias, las historias que de ellas nos vamos contando a nosotros mismos y a los demás van conformando nuestra identidad personal. Los significados que vamos atribuyendo a nuestras experiencias surgen y evolucionan en el dialogo interno o sostenido con los demás, al tratar de entender lo que hemos vivido. Necesitamos interpretar, entender de alguna manera las vivencias que a lo largo de la vida vamos teniendo. Estas interpretaciones generan significados que pueden resultar positivos, estimulantes, que ofrezcan posibilidades de crecimiento y expansión en el desarrollo personal o, por el contrario,  resultar dañinos, limitantes y dolorosos al ofrecer una versión de nosotros mismos que no solo no resulta satisfactoria en el momento presente, sino que  predispone para que en adelante, las futuras interpretaciones de nuestras  experiencias también resulten dañinas al construirse de acuerdo con esta versión dominante de quienes somos. Nuestras experiencias son mucho más amplias y ricas que los significados que en un momento dado podemos construir sobre ellas. De hecho, una gran parte de lo que experimentamos en nuestras vidas, ni siquiera llegamos a  registrarlo al no ponerlo en palabras, al no tratar de alguna manera de darle alguna interpretación. De este modo, “perdemos” una gama muy amplia de vivencias, que de recuperarse e  incorporarse a las historias anteriores que hemos construido sobre nosotros mismos, pudieran enriquecer, contradecir y ampliar la idea que hasta entonces hemos co-construido de nuestra identidad personal.

Sin embargo, no es fácil que las personas podamos llegar a desafiar estas versiones dominantes de quienes somos y permitirnos “engrosar” nuestras historias de vida. Muchas veces, se necesita una ayuda profesional, mediante psicoterapia para poder empezar a construir un concepto diferente de nosotros mismos, desafiar nuestra versión dominante y ampliarla de modo que podamos incluir y recuperar experiencias de vida que vayan mas de acuerdo con nuestras identidades preferidas. Quienes somos, quienes estamos en proceso de ser, quienes queremos llegar a ser.

Tal vez no hayamos podido escoger vivir algunas experiencias  que nos tocaron vivir. Tal vez hubiéramos preferido no haberlas vivido Sin embargo, si podemos escoger sostener diálogos con otras personas que nos ayuden a construir una interpretación mas rica, que amplié nuestra visión de lo vivido  y nos ayude a  atribuirles un significado que vaya mas de acuerdo con nuestras identidades preferidas. 

Como diría García Márquez, “la vida no es lo que uno vivió, sino lo que uno recuerda y como la recuerda para contarla”.