Share |
 
INICIO - CONTACTO - PSICOIDEAS - [RECURSOS] - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS


Hacia una psicología positiva que enfatice el crecimiento personal

Durante muchos años la psicología se concentró en el estudio de las llamadas enfermedades mentales, los aspectos patológicos del individuo y los factores que influían en el surgimiento y desarrollo de la conducta  anormal en las personas. Se hacía especial énfasis en las carencias y defectos y poco se miraba los recursos y aspectos positivos que todo ser humano tiene, en mayor o menor proporción.

Aunque estudiar los aspectos de patología y déficit de la personalidad  ha sido importante para entenderlos mejor, darles un tratamiento adecuado y encontrar medidas preventivas para su aparición, la verdad  es que hacerlo no ha sido demasiado útil para ayudar a las personas a desarrollar mejor sus potencialidades y alcanzar una vida plena y satisfactoria. La psicoterapia, aunque efectiva en la mayoría de los casos, se ha enfocado muchas veces solo en “aliviar el dolor” o “curar lo que esta enfermo” y  ha descuidado la parte de procurar la salud y la satisfacción personal.

De unos pocos años para acá ha surgido una relavorización de estos aspectos mas positivos de la psicología del ser humano y se han hecho propuestas de intervención y prevención de la salud mental que, no solo procuren aliviar el dolor de las personas sino darles herramientas que les ayuden a vivir una vida mas satisfactoria. Para esto algunos autores como  Seligman y  Csikszentmihalyi, pioneros de este movimiento humanista en la psicología, proponen que los terapeutas procuren fomentar mas concientemente en su trabajo terapéutico algunas de las cosas que, probablemente ya están haciendo, aunque de una manera menos intencional y que, según las investigaciones mas recientes en psicoterapia, contribuyen grandemente al éxito en la terapia. Algunas de estas son: promover y enseñar actitudes de optimismo y esperanza a los pacientes, esto es especialmente importante  en el manejo de problemas de depresión, donde las personas pueden sentir que su situación no tiene remedio ni solución Puede hacerse de muchas maneras, de hecho, el propio Seligman ha desarrollado un programa de entrenamiento que ha llamado “el optimismo aprendido”, que viene a ser  la contraparte de la “desesperanza aprendida” a la que han sido sometidos muchos de ellos. Otras formas pueden ser el  proporcionar historias de modelos de éxito,  personas que en situaciones parecidas a las que el paciente vive en ese momento, pudieron salir adelante.

A veces, incluso ponerlas en contacto con ellas, de alguna manera, si fuera posible.   O, reformular el problema, muchas veces las cosas se ven mas graves por la manera como se han concebido. Sin embargo, desde otra perspectiva, la misma situación puede mirarse mucho menos dolorosa o complicada, El mirar los intentos fallidos hacia el logro de alguna meta o los “golpes psicológicos” que la vida nos va dando, como aprendizajes que pueden llevarnos a ser mejores personas puede ayudar a que las personas se hagan mas fuertes y resistentes.  También se ha encontrado importante orientar la atención de los pacientes hacia el futuro y los cambios que quieren lograr. Construir una visión de la vida que quieren vivir. Esto  no solo suele ayudar a las personas a creer que pueden tenerla, sino que les da un propósito hacia donde dirigirse y aumentar su motivación Por último, quisiera señalar un  aspecto que suele ser valiosísimo no solo para el éxito terapéutico sino para la prevención de futuros problemas psicológicos: el que las personas puedan aprender mejores formas de relacionarse con los demás. Para esto la relación terapéutica puede ser un escenario importantísimo donde el paciente pueda sentir el afecto, el auténtico interés y la profunda empatía de los que las personas necesitamos nutrirnos para hacer los cambios que necesitamos en nuestras vidas.

Para concluir solo quisiera añadir que, mirar esta otra perspectiva de la psicología y de lo que puede ofrecer la psicoterapia puede ayudar a que las personas que nos dedicamos a este trabajo tengamos mas presentes estos aspectos de satisfacción personal y construcción de resistencia a los problemas de la vida como parte importante en nuestro trabajo, y para los pacientes considerar que a psicoterapia, no solo se va para “aliviar el dolor” sino para vivir una vida mas plena y propositiva.