Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


Una visión de la infidelidad

Boletin # 81
Una de las crisis por las que las parejas suelen buscar ayuda psicológica es por infidelidad de alguno de sus miembros. En estos casos, no es raro encontrar que la persona engañada, se siente totalmente confundida y no entiende qué pasó, por qué ha surgido alguien más en la vida de su pareja. Usualmente el o la engañada, suele caer en una depresión más o menos severa y el que cometió el engaño, dependiendo del grado de interés que tiene realmente en el matrimonio, o bien se resiste a asistir a la terapia y niega que realmente algo así esté pasando. Asiste a unas pocas sesiones y luego deja que su pareja, sola, siga la terapia. O, se compromete realmente en el proceso, va metiendo cambios en la relación y lucha con su pareja por salvar el matrimonio. En estos últimos casos, cuando la persona que había cometido el engaño, recapacita y vuelve a interesarse en reconstruir la relación con su pareja, la probabilidad de que el matrimonio se recupere es muy alta. 
La infidelidad, muchas veces es más un síntoma que “el problema en sí” en una relación. 
Cuando alguno de los miembros de una pareja inicia otra relación paralela muchas veces lo que nos está diciendo con su conducta es que hay algo que está necesitando que ya no encuentra en la relación con su compañero. No estamos justificando o quitándole responsabilidad sobre su proceder con estas palabras. El o ella se sintió de cierta manera en un determinado momento. Desgraciadamente, o no se comunicó con su pareja para decirle como se sentía  o bien, lo hizo pero nunca le llegó mensaje al otro. Entonces, tomó decisiones que pusieron en serio peligro su matrimonio. Esa es su responsabilidad.
Sintiendo sus necesidades  insatisfechas en la relación, se crearon las condiciones que pusieron en  gran vulnerabilidad y peligro a la persona que finalmente comete la infidelidad. Las protecciones y defensas que usualmente suelen funcionar bien, se tornaron disminuidas. Y, de la misma manera como los virus oportunistas suelen aprovecharse de un sistema inmunológico debilitado para atacar el organismo y provocarle alguna enfermedad más o menos grave, también suelen haber personas a nuestro alrededor que detectan nuestras carencias y toman la oportunidad de sacar provecho a costa nuestra y de nuestro matrimonio. 
Todos los seres humanos tenemos una serie de necesidades que precisamos satisfacer. Los expertos varían en cuanto al nombre que les dan y al número que piensan que son. Sin embargo, palabras más, palabras menos, todas guardan cierta similitud. A continuación ofreceré una clasificación sencilla y práctica utilizada por Cloe Madanés, reconocida terapeuta de pareja. Ella las clasifica en:
a) Certeza y seguridad, que es la necesidad de sentirnos seguros, a salvo, con la tranquilidad de poder contar con que mañana nuestra vida seguirá estable y cómoda como hasta ahora.
b) Variedad, al mismo tiempo de necesitar estabilidad y constancia, necesitamos novedad, sorpresa, desafíos en nuestra vida que nos ayuden a evitar caer en la rutina.
c) Importancia, todos necesitamos sentirnos importantes, deseados, apreciados por los demás. Sobre todo por aquellos a quienes amamos.
d) Amor y conexión, todos necesitamos sentirnos conectados con otros seres humanos. Sentirnos unidos a alguien más mediante alguna forma de amor.
e) Crecimiento, necesitamos seguir creciendo y desarrollándonos física, emocional y espiritualmente toda la vida. Hay quien llena esta necesidad desarrollando su cuerpo mediante el ejercicio físico. Otros lo hacen estudiando y manteniéndose actualizados en conocimientos constantemente. Otros más, profundizando en su conocimiento e involucramiento espiritual.
f) Contribución, que es la necesidad de ir más allá de las propias necesidades y preocuparse por satisfacer las de los demás. Dejar nuestra huella en el mundo. Servir a algo más grande que nosotros mismos.
Cuando construimos una relación en la que podemos llenar todas o la mayoría de nuestras necesidades   y las de nuestro compañero (a), nos sentimos en plenitud. Pueden aparecer atractivas y tentadoras oportunidades  en torno nuestro y difícilmente cederemos ante ellas. En cambio, cuando  nos sentimos insatisfechos, con la guardia baja,  buscamos otras maneras alternativas de satisfacerlas. A veces, puede ser en una relación extramarital.
Así, si queremos alejar el fantasma de la infidelidad de nuestra relación, es importante que estemos pendientes de satisfacer plenamente las necesidades de nuestra pareja. Anteponerla a cualquier otra cosa presente en nuestra vida.
A veces la gente se pregunta y ¿Qué pasa con mis propias necesidades? ¿No serán atendidas? La buena noticia es que cuando hacemos sentir al otro que es lo más importante para nosotros, generalmente, él o ella suele reaccionar de la misma manera. Si no sucediera así, siempre estaremos en posibilidad de buscar otras soluciones…
 

E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: