Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


Venciendo la Depresión

Boletin # 8
La depresión es actualmente una de las causas mas frecuentes por la que las personas acuden a consulta psicológica. En esta época que vivimos,  impregnada de violencia física y psicológica, donde muchas veces las cosas parecen regirse por “la ley del mas fuerte”, el sentido de seguridad y control sobre nuestras vidas   puede tornarse algo muy difícil de alcanzar.

Los sentimientos de impotencia, la sensación de desvalimiento y la profunda tristeza se han vuelto compañeros cotidianos para muchas personas. De sus experiencias dolorosas y fallidas han aprendido a “esperar lo peor”,  a que “las cosas no mejoren”  a “mirar el lado negativo” en cualquier situación. Además, con el bombardeo diario de malas noticias, terrorismo, problemas en la economía y demás, van aprendiendo a prestar atención selectiva a aquellas cosas que “están mal”, “que fracasaron”, “que no se pudieron lograr”. Con estas y otras creencias similares van desarrollando lo que los psicólogos llamamos un pesimismo aprendido.
Cuando una persona ha aprendido a tener una visión pesimista de la vida la probabilidad de que en algún momento pase por un episodio de profunda depresión se vuelve mas alta.

El pesimismo es el cimiento psicológico sobre el que se construye la depresión.
Muy pocas veces las personas pueden darse cuenta sin ayuda terapéutica, de la manera como contribuyen a agravar o aliviar su depresión con la manera como actúan o los pensamientos que tienen respecto a lo que viven. Hay cosas que todos podemos hacer para evitar caer en la depresión. Quizás no seamos muy concientes de ellas, pero la verdad es que no todas las veces en que las circunstancias se dan para sentirnos deprimidos, realmente llegamos asentirnos así.

Hay veces en que, a lo mejor empezábamos a hacer cosas que, en el pasado, nos habían invitado a sentirnos muy tristes, pero pasa algo, alguien nos habla por teléfono, nos  llega una visita, o bien ocurre algún evento que rompe el patrón establecido en que usualmente solía atraparnos la depresión. Lo importante seria prestar atención a qué nos ayudo a no hundirnos en los momentos en que hubiéramos. esperado caer en el oscuro pozo de la depresión. ¿Qué hicimos distinto? ¿Qué pensamos diferente en esas ocasiones?

Nuestras emociones son el resultado de las cosas que pensamos acerca de nuestras experiencias. Una misma experiencia puede ser interpretada de muchas formas. Todas las experiencias que tenemos, aun las má sdolorosas, tienen aspectos positivos y negativos. Cuando nos concentramos en lo negativo, cuando nos abocamos a prestar atención al aspecto malo de esa vivencia, la consecuencia natural es empezar a sentirnos tristes y estamos en riesgo de caer en un episodio depresivo.

 El perder algo o a alguien muy querido, es algo común en  la vida de cualquier ser humano y pudiera resultar una situación perfecta para que una persona pueda empezar a experimentar una profunda tristeza. . Los episodios de tristeza son parte normal de la vida. Sin embargo, cuando estos se vuelven muy frecuentes o muy intensos, al grado  que la persona pueda llegar a pensar que ya no vale la pena seguir viviendo, estamos en un punto en el que es importante ayudarla  a salir de ese atolladero. Romper el círculo vicioso de la tristeza, rompiendo los viejos patrones de pensamiento y acción. 

Los pensamientos son, en realidad, diálogos internos. Con ellos nos estamos diciendo cosas a nosotros mismos. Lo que nos decimos y la forma como nos lo decimos  afecta profundamente nuestras emociones y estados de animo. Las personas que han aprendido una visión pesimista de la vida suelen hablar y pensar respecto a sus experiencias dolorosas como algo que les “sucede siempre” y que “durara toda la vida”.

Su pensamiento y lenguaje se expresa en términos de todo o nada. Permanecen enfocados a lo negativo y su atribución de las causas por las que “eso horrible le ocurrió” generalmente suelen ubicarlas dentro de sí mismos. Dicen cosas como: “esto no funciona por mi culpa, soy  un fracasado”, o, “no me dieron el trabajo porque soy un inútil”. Cuando las personas pasamos por un episodio depresivo, prestamos mas atención a las cosas malas que nos ocurren, creemos que estas duraran toda la vida y pensamos que nos ocurren por nuestra causa. En una palabra, desarrollamos un sentimiento de impotencia y desvalimiento que nos lleva a creer que “no hay solución” y nos deprimimos. Cuando uno cree que algo es inalcanzable, simplemente se rinde, deja de luchar, se desmorona ante las situaciones adversas de la vida.

Sin embargo, hay maneras como las personas podemos enfrentar mejor las situaciones de perdida en la vida sin caer en la depresión. La psicología positiva se ha dedicado a estudiar que es diferente en las personas que se resisten mejor a la depresión y llevan una vida mas plena y satisfactoria. Las investigaciones en esta área han encontrado que estas personas tienen estilos mas optimistas de ver la vida.

Tienden a esperar que ocurra lo mejor, las situaciones adversas de la vida las miran como pasajeras y atribuyen los resultados negativos que normalmente suelen obtenerse en el proceso de tratar de alcanzar alguna meta, como “circunstanciales”,ajenos a ellas mismas y, mas que “fracasos” los conciben como “aprendizaje”.

Así, ante el rechazo que pudiera recibir un optimista al tratar de conquistar a una pareja, pudiera reaccionar pensando algo como: “tal vez no era el mejor momento para que ella iniciara otra relación” o “quizá la próxima vez hay que preparar mejor lo que le voy a decir para convencerla”. Contrariamente, un sujeto con una visión pesimista, en la misma situación reaccionaria diciéndose a sí mismo algo como: “siempre me pasa lo mismo en todas mis relaciones” o “yo no soy digno de ser amado y aceptado por nadie”. 

Curiosamente, muchas veces los optimistas siguen intentando las cosas porque hacen un juicio de lo que ocurre muchas veces de manera distorsionada. Sin embargo, esta distorsión de su juicio les ayuda a conservar la esperanza y seguir luchando por encontrar una salida a esa situación porque están convencidos de que la hay, y en esa persistencia en sus esfuerzos muchas veces la encuentran. Los pesimistas, en cambio, se rinden fácilmente y dejan de intentarlo. No esperan poder lograr lo que desean y por consiguiente, no lo logran. Uno suele encontrar lo que busca.

Así, la próxima vez que empiece a sentirse triste, desganado y sienta que esta comenzando a entrar en el laberinto de la depresión, deténgase unos momentos y examine qué esta pensando, ¿qué sé esta diciendo a si mismo de lo que le ocurre?, ¿Cómo esta interpretando las cosas? ¿Esta mirando solo lo negativo de su situación? Tenga presente que el pensamiento más que reflejar realidades, las crea. ¿Qué realidades se esta Ud. creando en sus diálogos internos?

 

E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: