Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


El poder de nuestras creencias

Boletin # 78
Podemos hacer muchísimas cosas más de las que hasta ahora hemos hecho. Podemos lograr muchísimos más y mejores resultados de los que hasta ahora hemos obtenido. Sin embargo, hacemos hasta donde hemos hecho. Avanzamos sólo hasta donde hemos avanzado por varias razones. Una de ellas, muy importante, es la creencia que hemos construido acerca de quiénes somos, lo que podemos y-o debemos hacer en un determinado momento.
 Nuestras creencias no son más que opiniones que hemos construido acerca de algún evento o experiencia que hemos tenido. Nos formamos estas ideas en base a varias cosas. A veces construimos nuestras creencias basándonos en nuestras vivencias anteriores. Lo que hemos vivido en el pasado, influye en lo que esperamos vivir en el futuro. Como cuando tenemos pocas esperanzas de alcanzar una cierta meta porque lo hemos intentado antes varias veces sin éxito y entonces, construimos la creencia de “no podré nunca”.
 Otras veces, las construimos influidos por las ideas que alguien más tiene sobre ese evento o experiencia. Puede ser que una o varias personas importantes para nosotros: nuestros padres, maestros, amigos, etc. tengan alguna determinada manera de interpretar ese evento y que nos la compartan. Así,  por el cariño y respeto que podamos sentir por ellos,  aceptamos su interpretación, como “la verdad”.
 Con el tiempo, esa “verdad” que hemos adoptado, muchas veces inconscientemente y sin cuestionamientos, puede funcionarnos como un motor propulsor que nos dé confianza y anime a hacer ciertas cosas que deseamos; tal vez seguir un sueño. O, por el contrario, constituya una pared insalvable que sintamos que nos bloquea para alcanzar lo que anhelamos.
 Nuestras creencias dirigen y moldean nuestra conducta. Limitan o expanden nuestros horizontes. Por eso es tan importante estar conscientes de ellas. Cuestionar las que nos han estado impidiendo avanzar y fortificar aquellas que nos nutren y alientan en la dirección de la vida que queremos vivir. Porque ¿Cuántas veces nos hemos quedado a punto de dar un paso que sabíamos que era importante que diéramos porque creímos que no iba a funcionar o que no éramos lo suficientemente buenos para darlo? ¿Cuántas veces nos hemos quedado paralizados por nuestras creencias, mirando hacia dentro, hacia nuestros temores, hacia nuestros pensamientos negativos y hemos dejado pasar excelentes oportunidades de crecimiento y desarrollo que se nos ofrecían afuera? ¿En cuantas ocasiones, metidos dentro de nosotros mismos y en la negatividad de alguna creencia limitante, hemos cerrado los ojos a nuestros recursos, a los resultados positivos que conseguimos con nuestra conducta y nos hemos sentido mal con nosotros mismos, nos hemos subvaluado?
Nuestras creencias pueden ser las alas con las que nos impulsemos para volar hacia lo que anhelamos. Construidas a nuestro favor, pueden ser el combustible extra que nos lleva a insistir y seguir intentando, cuando todo parece agotarse e ir en contra de lo que buscamos.  
Dado el poder tan grande que nuestras creencias pueden tener sobre nuestra vida. ¿Crees que vale la pena hacer un alto para identificarlas, honrar y valorar las que te sirven y cuestionar y hacer a un lado las que te han bloqueado hasta ahora?

E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: