Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


El dolor es un gran maestro

Boletin # 72
Cuántas veces los aprendizajes más valiosos en nuestras vidas los hemos adquirido en el proceso de haber sufrido alguna grave crisis, en medio de mucho dolor. Parece que cuando más estamos sufriendo, el dolor nos despertara sensibilidades desconocidas, nos ayudara a empatizar y a entender mejor a la gente a nuestro alrededor y sus sentimientos más profundos.
Cuando no hemos pasado por ciertas experiencias dolorosas, se nos hace difícil, a veces imposible, entender qué se siente estar ahí, haberlas vivido o estarlas viviendo.
El dolor nos abre a la posibilidad no solo a una mejor comprensión y empatía sino a una reconsideración de nuestros propios valores y prioridades. De pronto, sumidos en una crisis, experimentando algún profundo dolor (sea físico o emocional), miramos la vida de otra manera. 
Que las cosas salgan “perfectas” en el trabajo pareciera poco importante después de saber que se ha perdido la salud y que tal vez nuestra vida no será tan buena ni tan larga como pensábamos. O, quizás haber perdido el trabajo y con él la seguridad y estabilidad económica de nuestra familia no se vea tan grave después de perder alguna relación importante o a un ser muy querido.  
El dolor nos ayuda a poner las cosas en perspectiva, a darnos cuenta de qué es realmente importante para nosotros. 
Cuando nos damos permiso de sentir el dolor, de aceptarlo como una experiencia normal en nuestras vidas, podemos salir fortalecidos de esas vivencias. 
El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional (Buda). 
Decimos que el sufrimiento es opcional porque aunque experimentar dolor es parte de nuestra naturaleza humana ya que es uno de los mecanismos biológicos con los que contamos para movernos a hacer algo para evitarlo y proteger nuestra integridad física y emocional,  quedarnos  en el dolor, engancharnos en especular qué otras cosas malas puede traer, cuanto más intenso puede ser y demás interpretaciones y pensamientos  negativos, es una decisión que cada uno de nosotros puede tomar.  Podemos sentir el dolor sin necesariamente desgastarnos en el sufrimiento. 
Podemos decidir ir en otra dirección y aprender del dolor. Dejar que nos enseñe y transformarnos en mejores personas no a pesar del dolor, sino precisamente porque lo hemos sentido.

E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: