Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


Cómo manejar efectivamente la ansiedad

Boletin # 59
La ansiedad es uno de los problemas que mas frecuentemente llenan los consultorios dedicados al trabajo en salud mental. La ansiedad se manifiesta como un miedo exacerbado, muchas veces generalizado  o conscientemente poco identificado que hace que las personas puedan presentar síntomas físicos: como palpitaciones, mareos, respiración acelerada, sudoración, falta de sueño, entre otros.  Psicológicamente, la ansiedad puede manifestarse por una constante preocupación, irritabilidad, cansancio, falta de concentración y recurrentes conductas de evitación ante situaciones temidas porque son percibidas como amenazantes. 
Es un trastorno que puede afectar  mucho el bienestar de los que la padecen y poner grandes limitaciones a su desarrollo. Cuando una persona tiene  problemas con la ansiedad, suele autoimponerse barreras y bloqueos para atreverse a crecer y, asimismo, suele también bloquear e interferir el crecimiento de los que lo rodean.  
En las circunstancias que vivimos actualmente, en un mundo globalizado y vulnerable a cambios vertiginosos e inesperados, muchas veces  la seguridad, traducida en términos de certeza acerca de “qué pasara mañana” o “qué vamos a hacer si pasa x o y”, se puede  ver seriamente amenazada.  
Así, en  ocasiones consideradas inciertas o peligrosas quisiéramos poder  tener mas conocimiento y herramientas respecto de lo que creemos que se aproxima  para así prepararnos y ser capaces de responder de manera  adecuada a las exigencias que las situaciones por venir nos presentarán.  Cuando por la razón que sea, pensamos que no tenemos ni idea de lo que pudiera ocurrir, cuando nos sentimos totalmente inciertos de lo que las circunstancias nos exigirán, los sentimientos de angustia y ansiedad pueden desbocarse dentro de nosotros mismos. Nos angustiamos  porque tal vez creemos que estaremos impotentes para  hacer algo útil y efectivo cuando el futuro se haga presente.
En estos casos, para ayudar a la persona que está teniendo problemas con la ansiedad, primero que nada, valdría la pena evaluar cual es la probabilidad de que el acontecimiento que tanto teme pudiera realmente ocurrir. Muchas veces nos dejamos angustiar por ideas acerca de situaciones o problemas que en realidad son muy poco probables de ocurrir. Nos desgastamos y sufrimos por la sola idea de que pudiera  pasar algo que finalmente muchas veces NUNCA ocurre. Sin embargo, el dolor y la angustia que experimentamos cuando decidimos prestar atención a esto, ya la sufrimos inútilmente.
 En otras ocasiones, podemos en realidad, tener una idea bastante clara de cómo serán las cosas en los días por venir. Hemos vivido situaciones parecidas en el pasado y hemos podido observar qué ha funcionado y qué no en esas circunstancias. Así, recordar algunas de las soluciones que nos funcionaron en la situación anterior y preguntarnos cómo podríamos hacer algo parecido en la situación actual puede darnos mucha tranquilidad.  No solo podremos reconocernos como “capaces “   porque tenemos los recursos necesarios para hacer frente a lo que sea que se nos aproxima sino con la certeza de saber qué  podemos hacer al respecto. Esto suele calmar mucho nuestras emociones.
También mirar a nuestro alrededor  y  prestar atención a las personas que ya han pasado exitosamente por lo que nosotros estamos atravesando en este momento. Entrar en contacto con esas personas, investigar qué hicieron, cómo lo hicieron, qué les ayudó a superar lo que nosotros tememos que podría pasarnos. 
Esto no solo nos dará esperanza porque veremos que puede superarse sino nuevas ideas para enfrentar exitosamente lo que nos causaba angustia.
Por otro lado, atacar directamente los componentes corporales de la ansiedad practicando ejercicios físicos, de relajación y de meditación que tranquilizan nuestra mente tranquilizando y relajando nuestro cuerpo es también una muy buena  y efectiva estrategia para controlar la ansiedad. 
Las personas que tienen problemas con la ansiedad suelen tener su foco de atención en el futuro, en el aspecto negativo que creen que éste pudiera tener. Por esto, cualquier práctica que los ayude a centrarse en el presente y en las cosas positivas que éste ya tiene para ellos, también puede ser una excelente manera de combatir la ansiedad y recuperar la tranquilidad y bienestar.
Por último, recalcar la importancia de atenderse, buscar ayuda profesional para superar los problemas con la ansiedad ya que su impacto negativo y limitante puede ir mas allá de la vida de la persona afectada, puede alterar la de su familia y demás personas en su entorno.



E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: