Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


Creando nuestro futuro

Boletin # 54

La felicidad, la sensación de bienestar, es mas una jornada que un estado o un lugar al que se llega. Nos sentimos bien, experimentamos emociones positivas, como resultado de estar en el proceso de tratar de alcanzar algo importante para nosotros mismos. No es el hecho de tener en si alguna cosa: un pequeño negocio,  un carro nuevo o que los hijos tengan buenas calificaciones en la escuela lo que nos invita a experimentar mayor satisfacción y bienestar. Mas bien es el hecho de estar en la lucha por iniciar ese negocio, el esforzarse y lograr tener ese carro nuevo o el estar en la búsqueda y apoyar codo a codo a esos hijos para que les vaya bien en la escuela lo que nos lleva a sentirnos mas felices y satisfechos.
Tomar responsabilidad por la propia vida, sentirse capaz de influir sobre lo que nos sucede y entonces tratar efectivamente de construir el futuro que deseamos es parte de crecer como un ser humano autorrealizado. Además, de ser un proceso que nos lleva a experimentar en numerosas ocasiones emociones positivas.
Construimos nuestro futuro cuando tenemos una visión clara de lo que queremos lograr con nuestra vida a corto, mediano y largo plazo y entonces implementamos un plan de acción para ir dando poco a poco los pasos que nos llevaran a donde queremos.
También es importante saber que todo proceso de crecimiento, de lucha para alcanzar un sueño, normalmente conlleva intentos fallidos e intentos exitosos. Estamos aprendiendo cual es el camino para llegar a donde queremos y es normal que nos metamos por algunas calles equivocadas antes de hallar la que nos llevara a donde queremos.
Cualquier intento de avanzar, no importa si resulta correcto o no, resulta en si un logro, por el solo hecho de haberse atrevido a dar ese paso. Los únicos fracasos verdaderos son las ocasiones en que, pudiendo haber intentado hacer algo, movernos hacia lo que queremos, decidimos no hacerlo por miedo.

 El miedo es un sentimiento normal que podemos experimentar cuando estamos atreviéndonos a realizar algo nuevo. Nos avisa de que estamos atreviéndonos a rebasar nuestra zona de confort, a ir más allá de lo que usualmente hacemos. Es una manera de saber que estamos en un proceso de crecimiento. Por lo tanto, no tenemos por que evitar sentir miedo en nuestra jornada de crecimiento y superación  sino, todo lo contrario, tener la expectativa de experimentarlo, reconocer que esta ahí y es normal y, de todas maneras hacer lo que necesitamos hacer.

 Es importante saber hacia dónde estamos yendo para poder reconocer si estamos en el camino correcto, si nos estamos desviando o si hemos llegado ya a donde queremos. También nos ayudara a reconocer en donde estamos en relación al lugar al que nos estamos dirigiendo, para saber cuanto nos falta o hacia donde debemos dirigirnos.
Las decisiones que tomamos cada día influirán de una u otra forma en lo que estaremos viviendo mañana. Así, aunque no podemos controlar todas las cosas que nos ocurrirán en el futuro, si podemos influir en mayor o menor medida en ellas moviéndonos en la dirección de lo que queremos que ocurra. Dando los pasos hacia nuestra visión de la vida que queremos llegar a vivir.
 Cuando tenemos una visión clara de la vida que queremos llegar a tener, se vuelve mucho mas sencillo reconocer cuándo algún otro camino, por atractivo que sea, puede desviarnos de donde queremos llegar y, entonces, rechazarlo.

 Hacer realidad un sueño, concretar una ilusión, cristalizar una visión, son cosas que pueden lograrse. Para ello, además de tener muy claro qué se desea, es necesario subdividirlo en pequeños pasos o etapas a superar, contar con las habilidades para dar esos pasos y mantenerse enfocado en efectivamente dar esos pasos. 
Reconocer los posibles obstáculos que pudieran interponerse en nuestro camino al elaborar un plan de acción es importante para planear estrategias para superarlos. 

 La diferencia entre sueño y una meta es que esta ultima tiene una fecha o plazo para alcanzarla.
 La constancia para seguir luchando por alcanzar una meta, evitando distracciones que nos desvíen puede facilitarse cuando recibimos el apoyo de un coach y-o además, contamos con un grupo de crecimiento que nos acompañe en nuestra jornada.
 Su guía y apoyo nos ayudaran a clarificar lo que queremos, mantenernos enfocados en alcanzarlo y aprender sobre cada uno de los intentos que damos para lograrlo, hayan tenido éxito o no.
Asi, el futuro que tendremos mañana puede ser fuertemente influido por nosotros mismos y nuestras acciones. Es una cuestion que podemos decidir en gran medida. Atrevete a intentarlo!

E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: