Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


¿Cuando es momento de entrar a psicoterapia?

Boletin # 44
El ser humano que somos, nuestras creencias, patrones de conducta y emociones más recurrentes pueden entenderse mejor cuando son contempladas bajo el lente de la familia de dónde venimos y con la que interactuamos, de manera presencial o en nuestros diálogos internos.
En cierta manera, hay una parte de nosotros que, aunque al crecer físicamente se traslade a vivir lejos de la familia, internamente, en ciertos pensamientos, emociones y conductas, sigue estando ahí dentro. Repitiendo continuamente maneras de pensar, experimentando emociones y patrones de relación que adoptamos consciente o inconscientemente  del ambiente social donde fuimos criados.
Parte del proceso de crecer y madurar implica ser capaces de poner cierta distancia y perspectiva de algunas de estas creencias, emociones y conducta aprendidas a lo largo de nuestra vida y decidir si queremos seguir quedándonos con ellas.
Hablamos no de todas, solo de aquellas que de alguna forma en un cierto momento en nuestra vida han llegado a constituir importantes obstáculos e imponernos limitaciones en nuestro crecimiento.
Hacer esto, tomar conciencia de qué pensamientos y creencias no nos están ayudando en un cierto momento. De qué emociones y sentimientos tal vez nos bloquean y paralizan para movernos en la vida. De qué conductas repetimos constantemente y nos lastiman o perjudican nuestro desarrollo, puede ser difícil cuando se intenta hacerlo solo. Es difícil observarse a uno mismo y encontrar cosas distintas de lo que siempre se ha encontrado.
En estas circunstancias, cuando nos sentimos estancados, un interlocutor experto que nos haga preguntas desde fuera, que nos mire con novedad y curiosidad y haga cuestionamientos que nos ayuden a encontrar otras posibilidades y obtener otras visiones puede ser muy útil. De esto se trata la psicoterapia. De abrirnos a otras visiones de los problemas y ayudarnos a meter cambios en la vida.
Uno puede darse cuenta de cuándo es buen momento para iniciar una terapia cuando observa que hay algo que se ha intentado resolver por sí mismo en repetidas ocasiones sin éxito. Cuando se descubre volviendo a caer en los viejos problemas. 
La psicoterapia puede ser una vía para sanarse, reconstruirse y rehacerse convirtiéndose en la mejor persona que uno puede llegar a ser.  Tal vez valga la pena darse esa oportunidad.
E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: