Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


La Rabia

Boletin # 39
Miles de veces haba soado con soltar sus alas al viento y correr al encuentro de sus sueos dondequiera que estos se encontraran. Otras tantas, cuando llegaba el momento de desplegar las alas y lanzarse al vaco, el miedo invada su pecho y simplemente se quedaba paralizada.  Parada en la orilla, al filo de la conquista de s misma se quedaba petrificada. Los temores eran ms fuertes que los anhelos. Nuevamente dejaba alejarse una oportunidad ms, una posibilidad ms de atreverse a  hacer lo que mas deseaba.
 As, se le pasaron muchas primaveras, veranos, otoos e inviernos. De sueo en sueo, de deseo en deseo, con la misma sensacin de amarga frustracin que los temores dejaban en sus labios. Planeando una y otra vez, analizando esta o aquella posibilidad, posponiendo para la siguiente semana, el siguiente mes, el prximo ao
Hasta que un da, el espejo de la vida le devolvi una imagen que primero le causo dolor y luego mucha rabia. De pronto las cosas no se vean como antes. Haban cambiado de una manera que desafiaban muchas creencias que, entonces comprendi, haban limitado su vida y la invadi  una tremenda rabia.  Rabia y coraje por el tiempo perdido y las oportunidades dejadas. Rabia por la espera , por el pasado, por lo credo.  Rabia, mucha rabia. Entonces, pasada la parte ms intensa de la ira, se miro a s misma. Mir el presente y mir el futuro. Desde esta ptica su vida lucia cambiada. Con nuevos matices y tonalidades que la iluminaban. As, poco a poco empez a gustarle lo que contemplaba.
Vestida de rabia sali del pasado y los miedos que antes la amarraban. Envuelta en la furia abri, ahora s, sus alas y se lanzo al vuelo sin pensar en nada. Desde las alturas miraba inmutable como se esfumaban los viejos fantasmas. Mientras ms volaba surcando los retos que antes evitaba, su cuerpo se haca ms fuerte y seguro, mas lleno de coraje y rabia. Quien ahora la viera velozmente desplazarse no adivinara qu era lo que la impulsaba.
Su rostro lucia una nueva imagen. En su boca ahora una sonrisa se dibujaba. Un aroma a gloria, a coraje, se haba impregnado indeleble donde antes no ola a nada. En sus ojos claramente la seguridad y la calma se vislumbraban. Como imparable huracn, la rabia haba arrasado con todo lo que antes la ataba. En su mente a solas, para s rezaba: Bendita la rabia bien canalizada!
E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: