Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


Mas alla del marmol

Boletin # 36
Cuentan las historias que el famoso genio renacentista Miguel Angel Buonarroti podía imaginar en los bloques de mármol que cuidadosamente él mismo se tomaba la molestia de escoger, la pieza artística que con el esculpiría. Decía que liberaba, mas que creaba, las formas escultóricas que yacían en la piedra quitando los excesos que la ocultaban. . Otras gentes en su lugar, hubieran podido ver solo un trozo de frío e inerte mármol. Miguel Angel veía mas allá. Daba vida con su imaginación a la escultura que de él saldría. Miraba las posibilidades mas allá de lo que a simple vista podía verse.
Los grandes genios del arte, las ciencias, la política, los negocios suelen tener esa característica en común. Ven mas allá de lo obvio, mas de lo que suele la mayoría de la gente.. Son capaces de anticipar lo posible y lo hacen realidad. Su visión de lo que crearán es tan clara y les resulta tan atractiva que el moverse hacia ella les resulta irresistible
Realmente, todos tenemos esa capacidad de anticipación que motiva de manera excepcional a los que se deciden a usarla. Muchas veces nos viene en forma de una intuición, de una corazonada de que si hiciéramos esto o aquello nos traería tales y tales beneficios. O, nos surgen imágenes de lo que podría llegar a ser algo, en lo que podría convertirse. . Como sea que nos venga, vale la pena tratar de  usarla y observar qué pasa con nosotros cuando lo hacemos. Muy probablemente empezaremos  a sentirnos mucho mas entusiasmados para llevar a efecto nuestras  acciones y las realizaremos con mas creatividad y productividad. 
Como Miguel Angel, mirar la escultura atrapada en la piedra, mas que al simple bloque que se tiene enfrente en las oportunidades y desafíos que la vida nos ofrezca. Buscar y encontrar la escultura perdida dentro de las vetas marmóreas y, con esa visión, ir dando los pasos con fe para quitar lo que estorba,  para sacar las posibilidades escondidas, maravillándose como el artista, cuando miremos nuestra obra terminada, tan bella y perfecta que solo le falte hablar
E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: