Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


"El bambu japones"

Boletin # 30
El bambú japonés es una planta que se caracteriza porque presenta un patrón de crecimiento peculiarmente lento o, hasta aparentemente estéril. Cuando se siembran las semillas de esta planta hay que cuidarlas, regarlas y abonarlas durante muchísimo tiempo en el transcurso del cual, si uno no conoce las características de esta planta, se pudiera desanimar creyendo que no esta pasando nada o pensando que tal vez, las semillas han muerto o nunca estuvieron vivas.
Se necesita una gran paciencia y perseverancia para seguir cuidando y regando un arriate que parece vacío, un espacio de tierra en el que tal vez los pájaros en un descuido nuestro se dieron un banquete.
Se requieren siete pacientes años en esta rutina, con esta dedicación antes de vislumbrar asomarse de entre la tierra los primeros brotes verdes anunciando el nacimiento de la nueva planta.
Eso sí, una vez que empiezan a salir las primeras hojitas y el incipiente tallo, al cabo de unas pocas semanas, su crecimiento es tan acelerado que la planta puede llegar a  medir varios metros de alto muy rápidamente. Pareciera que de la noche a la mañana, mágicamente el bambú japonés hubiera aparecido por sobre la tierra. Los cambios, evolución y transformación que internamente fueron teniendo las semillas no se apreciaban. No se veían, pero estaban ocurriendo. No se expresaban abiertamente, pero estaban pasando.  
Llegados a su clímax, el crecimiento hacia fuera se proyecta como una oleada incontenible, se precipita como un río desbordado y se hace necesariamente obvio al exterior. La planta crece incontenible.:hermosa, alta y fuerte
 Muchas veces las personas tenemos un desarrollo similar al del bambú japonés. Crecemos por dentro, procesamos y digerimos muy bien las cosas antes de manifestar abiertamente lo que hemos aprendido en nuestra etapa de incubación.
Hay etapas en la vida en las que parece que no cambia nada con nosotros. Hay épocas en las que parecemos estancados. Hablamos de lo que quisiéramos, fantaseamos sobre lo maravilloso que seria hacer realidad un cierto sueño…pero aparentemente, no hacemos nada más. Sin embargo, la historia esta llena de casos de gente que de repente, de manera inesperada para el  exterior, entraron en una etapa de muchos cambios rápidos en sus vidas y crecieron en muy poco tiempo como no lo habían hecho durante años. Ocurre algo que favorece el que den el primer paso y, de ahí, parecen solo deslizarse fugazmente a los que siguen.
Se requiere sabiduría para reconocer cuando se esta haciendo surgir los primeros brotes de la vida que deseamos. Mas aun, se requiere perseverancia para ayudarlos a seguir creciendo desmesuradamente y convertirse en la hermosa planta en que pronto nos convertiremos.  
E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: