Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


¿Cómo estas viviendo tus cambios?

Boletin # 28
La naturaleza es sabia. Cada cierto tiempo las víboras cambian de piel. Los humanos renovamos nuestras células. Las aves cambian su plumaje. El cambio es una constante, no solo posible, sino inevitable. Por eso, el punto no es si queremos cambiar, sino más bien, si queremos contribuir al cambio o tratamos de oponernos a él.

Lo único constante es el cambio. Los antiguos griegos ya sabían eso. Uno no se baña nunca en las mismas aguas de un rio. “El devenir constante”, era el lemade Heráclito. Sin embargo, han pasado miles de años, miles de cambios y, ¿Qué hemos hecho nosotros? ¿Hemos evolucionado con los cambios o, por el contrario, hemos tratado de oponernos a ellos? ¿Nos hemos adaptado a las nuevas circunstancias o hemos hecho como que nada ha pasado, nada ha ocurrido, todo sigue igual? No hay nada mas constante que el cambio... Y, sin embargo, en esa constancia, el cambio surge y la evolución conlleva movimiento y transformación.

¿Somos a caso criaturas atadas al pasado? ¿Tememos tanto el cambio que haríamos lo que sea para tratar de evitarlo?

La cuestión no es si el cambio es bueno o malo. El cambio ES. Y entonces ¿Cómo estamos reaccionando ante él? ¿Estamos aceptando y colaborando con los cambios ó tratamos de alguna manera de detenerlos?

Podemos ayudar a encauzarlos en otra dirección, cooperar con ellos y hacerlos más fáciles de aceptar, crecer conellos, o, por el contrario, tratar de detenerlos, aferrarnos a algo que yapasó, que ya no es y caer en algún patrón de interacción patológico que no solono nos ayuda sino que perjudica nuestro crecimiento.

Los “eternos adolescentes”, los “siempre jóvenes y atléticos”, los “niños” de edad adulta que al paso de los años siguen tratando desesperadamente que las cosas sigan igual, que el tiempo no pase, que no se les exija pasar a la siguiente etapa enla vida que a lo mejor les asusta por los retos y responsabilidades quedemandara de ellos, son algunos de los muchos ejemplos de situaciones en quelas personas tratamos de parar el reloj, congelar un cierto momento, renunciara seguir creciendo...

El asunto es aceptar la vida como es. Aceptar que ES un CAMBIO constante y cooperar con él y la evolución y crecimiento que cada nueva experiencia conlleva.

Cada etapa vital  nos ofrece  una oportunidad de aprender y ser mejores personas a partir de lo vivido. Lo único que no podemos es tratar de quedarnosen un mismo lugar, un mismo momento.

Cada momento es único, pasa y nos ofrece distintas posibilidades. De nosotros depende qué decidiremos hacer con el montón de instantes que entretejidos integran lo que llamamos “nuestra vida”. Cuánto aprenderemos, cuánto creceremos, qué legado y ejemplo dejaremos a las generaciones que nos seguirán.
E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: