Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


¿Patito feo o cisne extraviado?

Boletin # 26
Con mucho cariño para todos los cisnes que aun no lo saben...
 
Relata la conocida historia infantil de Hans Christian Andersen, “El patito feo”, que un día en una granja en el campo, la señora pata esperaba con gran ansiedad el feliz momento en que brotaran los huevos que empollaba en su nido. Llevaba días cuidándolos y calentándolos amorosa mente cuando paulatinamente empezaron a romper el cascarón y salir al mundo. Entonces los amarillos patitos dejaron escuchar sus tiernos graznidos en los alrededores.

Todos habían brotado ya, excepto el mayor de los huevos. Uno un poco raro que fue  el último en hacerlo. En el momento en que  finalmente lo hizo, se asomó al exterior un patito muy diferente al resto de sus hermanos. Era de mayor tamaño, su colorido era otro y su aspecto no era lindo en absoluto. Además, los ruidos que salían de su pico también eran extraños.

Así, cuando los animales de la granja veían ala señora pata pasearse con sus pequeños en dirección al estanque para darles sus primeras lecciones de nado, se reían y murmuraban del contraste que hacía con el grupo de sus hermosos hermanos el patito distinto, al que por su poco agraciado aspecto, apodaron “el feo”.Toda su primera infancia fue objeto de burlas y bromas por su aspecto diferente. Algunos decían que “había venido fallado” o que, de plano, “no era un pato normal”.

El patito feo entonces se esforzaba por actuar y parecerse lo más que podía a los demás. Se tiñó el plumaje, se agachaba al caminar, practicaba durante horas la manera de graznar. Sin embargo, todo parecía inútil. Sus graznidos seguían sonando distintos, su tamaño era mayor, su colorido diferente y su andar parecía torpe junto al del resto del conjunto.

Un día, cansado de las burlas y rechazos decide huir de la granja. Irse lejos. Dejar atrás la incomprensión y rechazo del resto de los animales. Resignándose a llevar una vida solo, pensaba que por lo menos no tendría que pretender ser lo que en realidad no era, ni sufriría mas criticas. De este modo, recorriendo caminos dentro del monte y viviendo varias aventuras en su jornada, pasaron los meses.

Un día mucho tiempo después, vio alzar el vuelo a una hermosísima bandada de aves a las que jamás antes había visto en un estanque. Extasiado se quedó contemplando los gráciles movimientos de sus a las y sus elegantes y largos cuellos. Algo dentro de él resonó de pronto ante esta escena. Un llamado instintivo pareció entonces haberse despertado y sintió el impulso de lanzare y unirse a la bandada.

Sin embargo, la belleza de las aves lo dejó momentáneamente paralizado. Pensó que siendo tan hermosas jamás querrían la compañía de un pato tan feo al que tantos antes habían rechazado. Gruesas lágrimas corrieron por sus mejillas y bajó la cabeza tratando de ocultar su dolor al paso del conjunto. Entonces, para su sorpresa, su reflejo en el agua le devolvió una imagen muy parecida a la de las aves que sobre volaban sobre su cabeza. Se frotó los ojos tratando de mirar mejor la escena que se le presentaba... Siiii! Era su ya la bella imagen que se reflejaba!

En ese momento, un grupo de niños se acercó corriendo y gritando al unísono: “¡Miren a los bellos cisnes como vuelan sobre el agua!”, “El mas hermoso de todos aun esta posado en la orilla de la laguna!”.Entonces el patito feo comprendió que se referían a él y que su huida había terminado. Finalmente había encontrado a los suyos. A los pocos instantes, también levantó el vuelo y se unió a la bandada para siempre.
Había hallado su destino.

A veces la jornada para encontrara  nuestra bandada, la gente que nos nutre, que nos devuelve nuestra identidad preferida puede ser larga y dolorosa... El dolor y la maduración que nos dejan las experiencias vidas suelen ser importantes para alcanzar lo mejor de nosotros mismos...

Si estamos atentos, tarde o temprano veremos pasar a nuestro lado a esos otros cisnes, nuestros verdaderos hermanos, y será el momento de emprender el vuelo por la vida junta, apoyándonos y protegiéndonos mutuamente. ¿Has encontrado tu bandada? ¿Te mantienes conectado a ella o las estas dejando ir lejos de su benéfica influencia?

E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: