Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


Viviendo mas en el presente

Boletin # 17

Hay personas que viven vidas muy intensas y que reciben multitud de bendiciones alo largo de su jornada, pero, como no pueden reconocerlas cuando las tienen, no las disfrutan ni aprovechan su presencia. Parecen dar por sentado que “porque han estado ahí mucho tiempo, estarán también mañana”. Las ignoran, las dan por descontadas y sufren y se atormentan por “todo lo que les falta”. Viven añorando el pasado que la neblina del tiempo suele presentar como mejor y entonces, se deprimen por lo que han perdido y creen irrecuperable. O sueñan con un futuro que anticipan “terrible”, lleno de fracasos y tragedias, y entonces, se sienten ansiosos. Viven la vida con miedo. La sobreviven, más que vivirla.

Cuando las personas empezamos a prestar mas atención a lo que tenemos hoy, cuando nos concentramos mas en el presente y nos damos permiso de hacer altos en el camino para disfrutar de las pequeñas o grandes cosas buenas que tenemos aquí y ahora a nuestro alrededor, nuestra visión de la vida cambia y nuestra dosis de emociones positivas empieza a aumentar notablemente.

Es bueno tener una meta a alcanzar que de sentido y dirección a nuestra vida, que guíe nuestro futuro, pero es importante también estar conciente, en el presente, de cada paso que damos hacia ella y disfrutarlo.

Tal vez consigamos llegar a donde queremos. Mientras mas nos movamos en esa dirección hacemos mas probable que eso ocurra. Pero, aunque poner todo lo que este de nuestra parte para llegar a nuestro destino, pueda ser bueno, llegar a obsesionarse con eso, esperar hasta lograrlo que se desea para sentirnos satisfechos puede mermar nuestros momentos felices.

Podemos disfrutar también cada paso que damos y felicitarnos por haberlo dado. Sentir plenamente en nuestro cuerpo el placer de avanzar en nuestra jornada, aunque aun nos falten miles de kilómetros para llegar a donde queremos. Saborear la belleza del paisaje, paladeando las mieles de los distintos relieves y tonalidades que ofrece y, cuando lleguemos, si finalmente llegamos a nuestro destino final, también disfrutarlo... mientras tanto, de este modo, habremos multiplicado muchas veces nuestro gozo al estar plenamente disfrutando el camino.

E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: