Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


Creer que se puede

Boletin # 15
En infinidad de ocasiones las personas atribuimos nuestros logros y avances a cosas muy distintas  a nosotros mismos y nuestros esfuerzos. No reconocemos el importante papel que juegan nuestra perseverancia, nuestro trabajo y, sobre todo la fe que tenemos en nosotros mismos y lo que podemos realmente alcanzar.

Tal vez creemos que el éxito de otros se debe a que “viven en un mejor país”, “tienen mas suerte” o “pertenecen a una raza superior”. Se nos olvida lo que hay detrás de cada ser humano que alcanza sus metas y desafía sus limitaciones. Se nos olvida o nunca supimos, que lo que mantiene en la lucha a las personas triunfadoras no es solo los grandes o pequeños éxitos que van teniendo en su jornada, sino la confianza y la seguridad que construyen a partir de ellos. Muchas veces no creemos en nosotros mismos ni nos sentimos capaces de hacer grandes cosas. Con esa mentalidad, tristemente la profecía suele cumplirse...

La siguiente historia ilustra este fenómeno.

Una novel maestra, recién egresada de la Normal,  buscaba desesperadamente una escuela donde empezar a trabajar. Después de buscar afanosamente en muchos lugares, lo único que pudo encontrar fue una plaza temporal en una Secundaria  que se caracterizaba por ser “refugio” de muchos alumnos expulsados de otras escuelas. Esto último era desconocido para ella y, como su necesidad de trabajar era muy grande decidió probar suerte ahí.

Por su parte,  el director de la escuela necesitaba urgentemente una maestra para enseñar Ciencias Sociales ya que la última  había renunciado cansada de  la falta de interés y desplantes de mala conducta de los estudiantes. Sin embargo, temiendo que la joven aspirante tampoco aceptara, omitió contarle esto y observar a ver qué pasaba. Para su sorpresa, después de los primeros días de adaptación, el director empezó anotar un mayor interés y disciplina en la conducta de los estudiantes.

Asistían a clases, participaban y cumplían con sus deberes. No dijo nada, incrédulo aún ante este cambio, hasta ver como terminarían las cosas. Las semanas pasaron y en lugar de empeorar, como el director temía, la situación fue cada vez mejor y el año escolar concluyó con éxito. Terminado el curso, el sorprendido director quiso hablar con la maestra para saber como había conseguido semejantes resultados. “Fue fácil” fue su primera respuesta.

El director la miró con los ojos desorbitados  y entonces ella añadió: “Al principio no entendía bien lo que pasaba y pensé que tenia ante mía un grupo de jóvenes terribles y desadaptados. Sin embargo, luego descubrí su secreto, señor”. “¿Mi secreto? ¿Qué quiere Ud decir?” Ella respondió: “Encontré la lista conteniendo el resultado de las evaluaciones de capacidad intelectual que les habían hecho a cada uno de los muchachos. Cuando la vi. Comprendí entonces que estaba ante un grupo de jóvenes superdotados y que su conducta aparentemente desadaptada respondía a su necesidad de enfrentar retos que fueran a tono con su capacidad.

Entonces decidí poner todo de mi parte por aprovechar al máximo la brillantez de este grupo. Sabía que ellos podían y el reto para mi era enseñar a muchachos tan inteligentes a aprovechar su inteligencia. Así lo hice.” Aun con la mirada incrédula y la boca semiabierta el director alcanzo a inquirir: “¿Podría Ud enseñarme esa lista?” Hurgando entre los papeles de su cajón, la maestra sacó una hoja de papel que inmediatamente alargó al director. Este la contempló un momento y le dijo: “Maestra, los números que aparecen a un lado de cada nombre no son otra cosa que el número de locker que corresponde a cada muchacho este año.

Les asignamos del 110 al 165 porque son alumnos del primer grado”. El resto de la historia pueden Ud. imaginársela. Lo realmente importante aquí es señalar que no importa la situación, uno encuentra lo que busca y alcanza lo que cree realmente poder alcanzar.

El poder del pensamiento y la confianza en nosotros mismos es capaz de superar los obstáculos y las dificultades  que encontremos en nuestro camino. Las dificultades, son desafíos. Los aparentes fracasos, excelentes oportunidades de aprendizaje y crecimiento cuando así se los toma. No hay jornada exitosa, sin algunos o muchos fracasos.

Lo que nos mantiene en la lucha, es creer que se puede. 
 

E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: