Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


Venciendo el miedo a decidir

Boletin # 104
A veces necesitamos tomar decisiones que sabemos que serán dolorosas, pero son necesarias para seguir adelante con nuestras vidas. No siempre las disyuntivas a las que nos enfrentamos son diametralmente opuestas ni mucho menos claramente podemos distinguir “esta es la buena y esta la mala”. En ocasiones, la vida nos pone en circunstancias en las que solo podemos decidir “cuál de las opciones sería la menos mala ” o “cuál tendría un impacto menos negativo”. En esos casos, nuestras decisiones son difíciles. Son difíciles y muchas veces representan la medicina amarga que tendremos que tomar para sanar de nuestros males. Es desagradable. Es dolorosa. Sin embargo, sabemos en nuestro corazón qué es lo que tenemos que hacer. No hay otro camino. Seguir dándole vueltas a las cosas, posponer una vez más nuestra decisión, no nos llevará a ningún lado. Nos mantendríamos atorados. Aliviados momentáneamente de la angustia de decidir lo necesario, pero en el mismo lugar. Sin meter los cambios que ya tenemos que hacer. 
El miedo, si lo dejamos que guíe nuestra vida, nos dejará paralizados dándole vueltas a las cosas, buscando explicaciones que justifiquen nuestra inacción, desviando nuestra atención hacia otras cosas que ocupen nuestra mente y nuestras emociones. 
El miedo puede dejarnos esclavos de relaciones que ya no queremos, de trabajos que no nos gustan, de estilos de vida que nos lastiman y desvían de nuestros sueños.
La buena noticia es que NO necesitamos mantenernos atados a este malvado tirano que puede llegar a ser el miedo para nosotros. De hecho, hay muchas cosas que podemos hacer para superarlo.
Tal vez la primera de ellas es aceptarlo e incluirlo. Con esto queremos decir reconocer que está ahí, que lo estamos sintiendo, que es una emoción normal, parte del abanico de emociones que normalmente podemos experimentar los seres humanos. Sentir miedo es parte de nuestra naturaleza humana. Dejar que el miedo, rija nuestra vida es otra situación que puede incluso llevarnos a la patología. 
Está bien sentir miedo. Podemos aceptar que lo sentimos, que es normal y, de todas maneras, hacer lo que necesitamos para meter los cambios que deseamos. Esto es “incluir el miedo”. Mucha gente se confunde y cree que es preciso primero dejar de sentir miedo para entonces hacer lo que necesita. Esa gente, generalmente, se queda esperando y nunca hace nada. 
Además, el miedo es una emoción que cuando cedemos a ella y evitamos enfrentar lo que tememos, crece y se hace cada vez más grande e intensa. Por eso, es absolutamente necesario para superar nuestros temores que los enfrentemos. 
Existen técnicas para aprender a manejar los concomitantes fisiológicos desagradables que vienen con esta emoción. La meditación, el entrenamiento de la atención y el uso de la respiración para tranquilizarnos son algunas de ellas. Con la meditación de hecho podemos aprender a controlar a donde dirigir nuestra atención, mediante la practica regular de ejercicios que nos ayudan a eso. En internet existe una gran cantidad de videos ilustrativos de la manera de hacerlos. Algunos de los más recomendables son de los psicólogos Jack Kornfield y Jon Kabat Zinn. Hay cursos completos que pueden ser de gran utilidad.
También podemos aprender a “convivir” con los pensamientos negativos que usualmente pueden venirnos de manera automática “asustándonos”. 
Poco a poco, podemos aprender a reconocerlos, a simplemente dejarlos ahí, sin tratar de que “se vayan” y no dejarnos engañar por ellos, no creerles, solamente observarlos. Se trata básicamente, de dejar de “luchar” contra ellos e ir poco a poco haciéndonos más fuertes para que no nos afecten negativamente.
Además, podemos superar nuestros miedos practicando mentalmente nuestro enfrentamiento con lo que nos asusta e imaginándonos que salimos airosos. Esto es realizar ensayos mentales. Así, nos preparamos para el momento en que realmente lo hagamos.
Tomar decisiones es parte de la vida. No podemos no decidir, ya que esto sería en sí mismo una decisión. Sin embargo, podemos superar los obstáculos que nos pudieran hacer difícil hacerlo. El miedo, suele ser uno de los más grandes. Depende de nosotros dejar que nos paralice o enfrentarlo y seguir adelante con nuestra vida.
E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: