Share |
 
INICIO - CONTACTO - [PSICOIDEAS] - RECURSOS - EXPERIENCIA - SERVICIOS - CURSOS - ENLACES - PREGUNTAS



Bolet�n con informaci�n Mensual sobre la Pratica, el Coaching de Vida
y la Construccion de una Practica Privada


¿Sabes que has estado haciendo?

Boletin # 101

Conscientes o no, en gran medida somos responsables de lavida que tenemos.  Buena o mala, hemoscontribuido a la calidad de lo que vivimos con las decisiones que hemos idotomando día a día.

 No nos gusta el lugardonde trabajamos, hubiéramos podido solicitar un cambio de departamento, buscarotro empleo, iniciar un negocio propio o alguna otra cosa más. Sin embargo,decidimos quedarnos en el mismo lugar. En  ese lugar, tal vez no muy agradable, pero sinriesgos. Decidimos acomodarnos  en laseguridad…

Nos damos  cuenta deque la relación en la que estamos no es lo que esperábamos.  Hemos conocido mejor a la persona y hemosvisto que no es como creíamos, ni va a darnos lo que realmente queremos de una relación.Hemos intentado ya miles de cosas para tratar de mejorar la situación  y nada parece hacerla reaccionar. Sin embargo,cada vez que pensamos en terminar, nos vienen ideas que nos paralizan. Cosascomo: “y si luego, no encuentro a alguien más”, o, “y si  después me arrepiento y ya no me da otraoportunidad“ y así, nos quedamos en lo mismo.  Ni para adelante, ni para atrás, pero en laseguridad de lo conocido. Cuando las dudas nos asaltan, las acallamos pensandoque lo resolveremos “después”. Después de su cumpleaños, de la Navidad, elpróximo año, etc. De este  modo, conseguimostranquilizarnos un tiempo…

Vemos que caminamos por un camino que difícilmente nosllevara a donde realmente queremos ir. Pero el camino es conocido y aunquepedregoso y malo, ya sabemos andar por él. Al menos eso creemos, Esa es su mayorvirtud.

O, tal vez, nos sentimos mal de cambiar. Nos da pena dejarnuestro trabajo  porque “la oficina secaería si no estoy” o “ ¿Qué va  a hacerél o ella, sin mi?”o ,” quisiera estar en otro lado o con alguien más, pero mesiento mala persona si me voy”.

Con ideas como éstas y las más de las veces sin unaproyección a futuro de las consecuencias de nuestras decisiones actuales,decidimos seguir en lo mismo.

Así, cuando elegimos pagar la cuota por nuestra seguridad,pocas veces nos damos cuenta del alto precio que, al paso de los años,pagaremos. Nuestra realización personal, nuestros sueños más anhelados, nuestrobienestar personal, serán parte de lo que vendrá en la factura de “noarriesgarse” a hacer lo necesario para lograr lo que realmente queremos.

Es cierto, inicialmente, dejar lo conocido, alejarse de laseguridad, puede hacernos sentir miedo. Mucho miedo.  Esto, muchas veces  nos indica que realmente estamos dando pasosque nos sacan de nuestra “zona de confort”, Es, entonces, una buena señal. Nohay que temerle al miedo. Solo hay que darnos permiso de sentirlo. Aceptar queesté ahí y, de todas maneras, meter los cambios que sabemos en nuestro corazónque son necesarios para alcanzar lo que deseamos.

Seguir estancados en el miedo, solo nos haría perder uno denuestros más valiosos recursos no renovables: nuestro tiempo. El tiempo sigueavanzando imparable. Aprovechemos entonces, que tenemos el día de hoy. Hoy esun buen día para empezar a construir de manera proactiva la vida que queremos!Hoy es un buen día para empezar realmente a vivir!!!

E-Mail:
Suscripcion Desuscripcion
E-Mail: